Advertisement Advertisement
 

EL OTRO LADO DEL AMOR CAP 7 ES EL FINAL!!!!!!

EL OTRO LADO DEL AMOR CAP 7 ES EL FINAL!!!!!!

Escrito el 20 de enero de 2011

aqui el ultimo capitulo.....otra vez les digo ke este no es mi fanfic (novela) solo me gusto y kise compartila.

CAPITULO 7

Cuando el amor duele, ¿Qué podras hacer?

Me quedo viendo como se aleja el auto donde va mi corazón, me saco totalmente de mis pensamientos, cuando Mark se pone en frente de mí y me ve con cara de porque dejaste pasar esta oportunidad.

-¿Qué estas esperando? Otra oportunidad para decirle que la amas –me ordena Mark

-Caspian, aquí están las llaves del auto, solo trátalo bien, espero que no te lo quiten los policías y tienes mi permiso de exceder el límite permitido –dice el profesor encaminándose al auto junto con Mark

-No creerás que iras solo, que vas a decir, nosotros somos tu escusa –me dice guiñendo el ojo

Tomo las llaves corro hacia el auto espero que todos estén asegurados y arriba, después solo se escucha el motor como automóvil de carreras, veo por el espejo derecho que hice una polvorera ya que queme llanta, voy a mas de 100 km/hora, para llegar a la casa de los Pevensie se hace casi 45 minutos, yo solo hice 20 minutos, tuve una suerte increíble nadie nos detuvo.

Al llegar a la casa, vemos que la familia no ha arribado a ella, estoy desesperado, mientras voy a una tienda y compro un ramo de rosas, regreso y espero a que lleguen no quiero ser indiscreto y haga que me descubran y piensen que estoy loco, en verdad si lo estoy pero de amor.

Después de unos cuantos minutos esperando vemos que llegan, yo quiero salir a ayudarle a Susan, pero Mark me detiene.

-No debemos ser imprudentes, esperaremos aquí unos 10 minutos mas –me ordena Mark

Contesto con la cabeza, algo disgustado, después de unos minutos llega un hombre alto, me parece que es el doctor, pero mi paciencia se acaba, salgo del auto, Mark y el profesor salen detrás de mí, al llegar a la puerta salen como si nos pusiéramos de acuerdo, salen los padres de Susan hablando con el doctor, al vernos se sorprenden y mas por el pequeño regalo que llevo en mis manos.

-¡Que sorpresa Caspian! ¿Cómo llegaron tan rápido? –pregunta el padre de Susan

-No, acabamos de llegar, solo que nos quedamos muy preocupados y decidimos venir, pero también tengo buenas noticias sobre el negocio –dice el profesor

-Pero pasen, que indiscretos y mal educados somos, siéntense cómodos, están en su casa –nos dice la señora Pevensie

Los señores se despiden del doctor y se dirigen a nosotros, yo aún tengo el ramo de rosas.

-Caspian, Mark porque no pasan al cuarto de Susan y ustedes le entregan el regalo –se dirige a unas escaleras –miren solo sigan el pasillo y a la izquierda la primer recamara, la reconocerán rápidamente por que todos mis hijos están con ella.

Subimos rápidamente y como dijo la señora el cuarto lo encontramos rápidamente, vimos que la puerta no estaba cerrada, escuchamos las voces de todos los reyes, pero a mí solo me importaba una.

-Tú entra solo –me susurra Mark –aprovecha esta oportunidad y dile todo lo que sientes.

Al entrar a la recamara, Peter, Edmund y Lucy se salen rápidamente y alcanzo a escuchar lo que está diciendo mi amada.

-Porque… porque… mi corazón está destrozado y necesita ser reparado… -dice a punto de llorar por lo que cierra sus lindos ojos

-Y porque jamás me lo dijiste, para tratar de repararlo juntos Susan ya que el mío también está un poco desecho –digo respondiendo su comentario

Al abrir los ojos, me ve como si fuera un fantasma, no sabe ni que decir solo me ve, cierro la puerta, se perfectamente que Mark y el profesor se llevaran a los padres de Susan y quedaremos solos porque los reyes nos ayudaran a que eso suceda.

-Vine para ver cómo te encontrabas, también vinieron el profesor y Mark pero creo que todos se pusieron de acuerdo para dejarnos solos, así podemos hablar –digo dirigiéndome a estar cerca de ella –se que no sabes lo que sientes, pero yo si Susan, yo sí.

Empecé a acercar mi cara a la suya, hasta que sucedió, al principio como que se resistió y después me correspondió, recordando viejos tiempos los mejores, el tiempo no importo ya que los dos necesitábamos esto. Pero el aire se necesita y nos separamos lentamente, me sonríe y veo que su corazón aun es mío.

-Te amo y esta vez no me voy a dar por vencido –digo tiernamente y le doy otro beso.

Nos vemos tiernamente, pero algo pasa, se levanta bruscamente, me sorprendo, no sé qué sucede, dejo el regalo en una mesita al lado de la cama, se toma la cabeza, pienso que se siente mal, pero al acercarme me rechaza.

-¿Qué pasa Susan, estas bien? ¿Por qué me rechazas? Si todo estaba bien –trato de abrazarla, pero se retira.

-Caspian, por favor esto no va a funcionar, ya lo hemos intentado y tú en cualquier momento regresaras a Narnia y yo esta vez no lo podre soportar el dolor –me ve con los ojos llenos de lágrimas

-Pero porque piensas esas cosas, yo no puedo regresar a Narnia dentro de un mes, es cuando se abre el portal y yo decido si regreso o no, porque Aslan me dijo que no pasara el tiempo en Narnia y cuando regrese todo va estar igual que como lo deje, así que no hay que preocuparse –digo tratando de controlarme –vamos a empezar de cero, olvida todo, por favor.

-Caspian, crees que voy a olvidar todo lo que paso, nada más así porque lo dices, tú no sabes cómo sufrí, día a día lloraba porque jamás te iba a volver a tener, no quiero que me vuelvas a dañar, mi corazón no aguantara más –me dijo con su cara empapada en lagrimas

-Susan, pero nos amamos, no me puedes hacer esto, YO TE AMO, que no lo entiendes, TE AMO y lo puedo gritar una y mil veces, ya te pedí perdón, no me puedo humillar de nuevo porque…. Porque… eres el amor de mi vida, hay que olvidar las cosas horribles que… -me interrumpió

-El dolor, no es suficiente para describir como me siento, recordando cómo jugaste conmigo, nosotros éramos tan felices juntos, pero, ahora se, que he sido ciega, tú me dijiste que tu nunca me defraudarías –me ve con ojos de reproche –siempre que te necesitara, siempre estarías aquí, puedo perdonar pero no puedo olvidar, así que es mejor que te vayas no quiero hacerte más daño, vive, intentemos olvidarnos… por favor Caspian

No podía creer lo que decía, no sé cómo era mi sentimiento, me sentía triste, enojado, porque iba hacer eso, así que ya no puede más y estalle.

-Perfecto, es lo que quieres, solo si te digo algo, te vez a ti misma, no sabes cómo sufrí, como añore este día, pero sabes lo acabas de arruinar, de veras quieres que te olvide, lo hare, pero no regresare a Narnia, porque soy feliz aquí, sé que me amas, pero el dolor te ha cegado, te olvidare aún aunque te vea todos los días –me ve extrañada –no me veas así, en este momento tu padre y el profesor son socios y yo soy el que va administrar tengo que estar viniendo todos los días, pero eso que importa –digo tristemente –sabes creí que eras diferente, pero me equivoque, eres igual o peor que Caroline…

No acabe ni siquiera de decir, cuando recibí una cachetada, se que la ofendí pero ya no soportaba lo que me decía.

-¡No vuelvas a nombrar ese nombre, lárgate de mí casa! –me grita y abre la puerta

-Espero que no te arrepientas –salgo enojado.

Al momento de salir, la puerta se cierra fuertemente, me quito una lágrima que sale lentamente, me volteo y toco la puerta como si fuera una despedida.

-Hay una chica que amo, pero ella no se da cuenta, adiós Susan

Baje las escaleras despacio aún tratando de explicarme que paso, veo que los padres de los reyes y el profesor aún no han llegado. Los reyes y Mark están sentados en la sala esperando respuestas.

-¿Qué paso Caspian? ¿Regresaron? –pregunta impaciente Lucy

-No –hablo muy despacio –tu hermana diseño un mundo del cual no quiere salir y yo no quiero ser parte de ello.

-Pe… pe… pero ¿qué paso? –se acerca Mark

-Nada, todo termino –digo, dirigiéndome a la puerta –si me disculpan necesito tomar aire, Peter me despides de tus padres, diles que nos vemos mañana para empezar con el trabajo.

Salgo lentamente de la casa, veo que el profesor viene hacia mí, pienso que ya se termino el trato, no hago caso solo me dirijo al auto, me subo pero en la parte del pasajero, no me siento bien para manejar, le entrego las llaves a Mark, en minutos llega el profesor y nos disponemos a irnos, el viaje es en silencio, ni el profesor ni Mark se atreven a preguntar, tan mal me veo.

Al llegar a la casa, entramos, llegue me serví una copa de vino del más fuerte que encontré, me senté y fue donde caí en la realidad de todo lo que pasaba.

-Ahora si me puedes contar lo que paso que saliste como zombi –pregunta Mark

-Nada, solo que S… ella no me quiere perdonar, pero yo ya no me puedo humillar más de lo que he hecho, soy una persona que tiene orgullo y si ella quiere que la olvide, es lo que hare aun cuando mi corazón se resista -expreso algo enojado

-Bueno Caspian pero la vas a ver diario, ya que tienes que ir a que te firmen documentos, espero que los dos se bajen de su orgullo y puedan regresar, porque sé que se aman y ese amor es uno de los más puros que he visto –me dice el profesor con voz paternal

-Yo también estoy de acuerdo con usted, los dos solo se hacen daño a lo bruto y después se quejan, si se aman porque no lo demuestran, pero también Susan ya debe de dejar de pensar en lo que paso, porque viéndolo bien a mí tampoco me puede ver, porque yo… -no acaba de decir porque lo interrumpo

-Ya cállate, no me recuerdes cosas por las que me puedo enojar mas, bueno entonces estos son los documentos con los que mañana empiezo –tomo unos papeles –ya veo, son muy importantes, no te defraudare tío

Me levanto despidiéndome, Mark y el profesor me ven con cara de nostalgia, voy a mi habitación y al poner la cabeza en la almohada me quedo dormido, mañana será un "gran" día de trabajo en este mundo.

UN MES DESPUÉS

Soy todo un gran empresario y además joven, tengo todo lo que en este mundo se puede tener, automóviles, una casa de campo, remodele la casa de mi tío, mi "hermano" tiene su automóvil, chicas a mis pies, tengo todo lo material que todo joven quisiera, soy caritativo, etc.

La empresa se ha convertido en una de las más importantes, soy un administrador responsable y confiable, nuestro socio el señor Pevensie, es un excelente buscador de talentos, pronto también se unirán Peter y Mark a la empresa, en unos cuantos días tendremos aprobación de los reyes de Inglaterra, para introducir nueva mercancía y también exportarla.

Cuando voy algún lugar siempre obtengo una conquista, quien no quisiera un joven apuesto como yo y aparte rico.

Ya se abrió el portal para regresar a Narnia, pero yo estoy muy a gusto aquí, no me importa ser un ciudadano común, aunque lo hemos platicado Mark y yo e hicimos un trato que a menos que nos llamen nos iremos, el profesor hizo una protección especial en la habitación del ropero y los anillos están en cajas de seguridad, que solo él sabe donde están las llaves para que no en una locura nos vallamos, para ello lo tenemos que pensar y estar seguros, de nuestra decisión.

Todos creen que soy feliz, yo creo que no, todos los días que visito la casa de los Pevensie, siempre me la encuentro, sé que ninguno de los dos nos hemos olvidado desde aquel día triste, nunca cruzamos palabras, solo una triste mirada nos enviamos, si la tuviera a ella mi mundo sería perfecto, pero quien es perfecto.

Hoy estamos preparando la casa, porque Peter vendrá a visitarnos, tomaremos unos tragos y jugaremos póker, Mark y Peter se han convertido en excelentes amigos, van a fiestas, andan con todas las mujeres que pueden, son más rompe corazones que yo, pero ninguno tiene malos sentimientos, eso lo puedo asegurar.

Escucho que el auto de Peter acaba de llegar, casi derrapo en la entrada.

-Mark, rápido que tu querido amigo acaba de llegar –grito

-Ya voy, abre la puerta y pásalo voy en unos minutos –me dice algo apurado

Hago lo que me ordena, sé que me desvelaré hoy, pero mañana no importa es sábado y la empresa está cerrada.

-Hola, Peter pasa, Mark esta en el peinador ya sabes –digo saludándolo

-Si ya se, están listos para perder como la noche pasada, jajajaja –se burla ya que perdimos tanto Mark y yo un poco de dinero

-Ya sabemos tus estrategias y hoy no pienso apostar tanto

-Ya estoy aquí –dice Mark llegando apurado –no han empezado sin mi verdad

Peter y yo solo reímos gracioso porque Mark solo se rasuro media cara, lo sabe pero solo es para hacerse el chistoso.

Empezamos el juego, pero también empezamos a beber y ya de rato vemos que nos acabamos una botella y que llevamos la mitad de la segunda, las apuestas a partir de aquí son estúpidas

-Bueno chicos, les propongo una apuesta, quien pierda esta jugada se tiene que atrever a hablar a una chica que la tengan difícil –dice Mark

-Perfecto –contesta Peter –que dices tú Caspian, le entras

-Mmmmm… claro –lo digo muy inseguro

Se reparten las cartas, veo que Mark y Peter algo se traen entre manos, Peter es el primero en bajar, gano de nuevo, así que solo quedamos Mark y yo, sonrió maliciosamente para ver que tiene mi oponente, lo bajamos al mismo tiempo y todos nos quedamos viendo.

-Amigo Caspian, lo sentimos, fuiste el de menor puntuación –dice Peter

-¿Quién será la afortunada? –dice Mark con tono burlesco

-Tengo una idea Mark, para el galán, hay una mujer que es un quemacocos para él –me ve desafiándome y se de lo que está hablando

-No, no y rotundamente no, Peter, por favor tú hermana también ha sufrido y bastante y por una estúpida apuesta no la voy a dañar de nuevo, si… -me interrumpe

-Sabes, como sufre Susan, sé que tú no eres la excepción, pero es que estoy arto, que solo se manden miraditas y no se puedan perdonar, por su orgullo, que saben perfectamente que aún se aman, y más porque el estúpido de Charles le hizo algo, pero no ha querido decir, mira y tienes todo a favor de ser mi futuro cuñado, mis padres te adoran, porque no lo intentas y si te vuelve a rechazar pues yo le doy unas cachetadas para que reaccione –me dice

-Bueno lo intentare, una vez más, mañana voy en la noche a que firmen unos papeles

-Que bien piensas, mañana tendrás todo el día, ya que Edmund, mis padres y yo, saldremos a resolver un problema, fuera de la ciudad y regresaremos el domingo por la tarde –me dice guiñendome el ojo, de forma picara –solo se quedara Lucy, pero sé que ella te ayuda, solo con decirte que ya pidió habitación sola, porque dice que no aguanta los berrinches de Susan, llegas y a ver qué pasa.

-Si ve, veras que todo se arregla y en una de esas pronto tenemos boda y todas las chicas qué dejes llorando aquí está un hombro muy grande para que se consuelen –dice quisquilloso Mark

Después de jugar y tomar hasta las 4 de la mañana, Peter decidió irse, yo me quede pensando lo que dijeron, pero lo intentare, me dirigí hacia donde estaba una carta que le escribí a Susan hace mucho tiempo, la leo, pero después de tanto alcohol en el cuerpo, me quede dormido en los sillones de la sala.

Al entrar el sol por el ventanal que da hacia el patio, me despierto, al ver el reloj veo que ya pasa de medio día, de seguro Mark ni siquiera se ha levantado, yo estoy todo adolorido ya que dormí en el sillón, me dirijo a mí habitación, cuando paso por la de Mark veo que mis sospechas son ciertas, ni siquiera se puso la pijama.

Hago un poco de ejercicio, para que se me quite lo cansado y empiezo las actividades de todos los fines de semana, lavando autos, corto césped, aseó el establo, después tomo una ducha que me hace que tenga mucha hambre.

Hoy es día que ni el profesor ni Mark se aparecen para comer juntos así que no voy al comedor, mejor a la cocina así veo a la ama de llaves, no me siento tan solo.

Que rápido se pasa el día, ya son las seis y Mark apenas se levanto, yo me pongo a revisar algunos papeles de la empresa, tengo que llevar unos papeles al señor Pevensie para que el lunes me los entregue firmados y revisados.

-Entonces, si vas a ir con Susan –me pregunta Mark

-Aunque no quiera –le enseño los papeles –pero en unas cuantas horas, voy a ir como a las ocho, si no pasa nada regresarme temprano e irnos a la fiesta que hay en el pueblo vecino.

-Me parece buen idea –se levanta dirigiéndose a la cocina –si no regresas temprano, le voy a decir al profesor que ya va hacer abuelo y Peter tío

-Cállate, claro que no voy a eso

-No, claro que no, solo que la última vez que se vieron en la misma situación lo primero que hicieron fue… -no dice porque sale Macridi

-Señor se puede saber porque no ha hecho sus deberes –lo ve severamente –si no las termina no podrá ir a la fiesta y su tío estará de acuerdo, dúchese, vístase y empiece –le da una escoba y se va.

Mark solo hace una cara graciosa para arremedarla, después solo se va a comer, yo me quedo revisando datos y demás cosas.

Dejo todo listo y me voy a la casa de los Pevensie, veo que el tiempo no está muy bien hoy ya que está nublado y tiene poca neblina, me voy con mucho cuidado.

Al llegar a la casa, empieza a llover salgo corriendo del auto para proteger los papeles ya que son importantes, toco la puerta dos veces, pienso que no hay nadie, pero de repente escucho una voz conocida.

-¿Quién es? ¿Puedo ayudarle? –pregunta Lucy

-Soy Caspian, vengo a entregarle unos papeles de la empresa a tu padre, me permitirías pasar por favor –digo cortésmente

-Claro deja te abro

Me abre y me ve jugueteando, al entrar espero ver a Susan pero no está, a lo mejor está en su habitación, pero por más que trate de disimular mi búsqueda, la jovencita que tenia al lado me descubrió.

-Si buscas a mi hermana, en un segundo baja, no te preocupes, Peter me conto –dice con la cara picara

-No, no como crees y tú padre –pregunto para disimular

-No se encuentra, no te dijo Peter ayer que fue a jugar póker –escucho su voz a mi espalda

-No, se le olvido, está bien, ya me voy, antes de que la lluvia se ponga más fea –dejo los papeles en una mesita de centro –aquí dejo esto, tú padre ya sabe qué hacer.

-Yo le digo, no te preocupes, vete antes de que la tormenta te tome por sorpresa –dice en tono enojado

-Claro

-¡Susan, porque le haces esto a Caspian, no ves que le puede pasar un accidente, la lluvia está muy fuerte! –opina Lucy

-No te preocupes Lucy, Caspian ha estado en situaciones más feas y sabe cómo salir de esto y no lo podemos dejar aquí, primera porque es un hombre y segunda porque yo estoy a cargo –dice Susan enojada

-¡Pero no porque Caspian te ponga nerviosa, lo vamos a dejar que divague en la noche obscura y con lluvia fuerte! –dice Lucy subiendo el tono

-No te preocupes Lucy, tu hermana tiene razón, ¿Qué dirán tus padres y hermanos al llegar mañana y me vean durmiendo en la sala? –me disculpo

-No dicen nada, mis padres te quieren mucho y entendería la situación, ándale Caspian –me dice Lucy muy tierna

-¡Ya dije que no Lucy! –grita Susan

-Ves no soy bienvenido y menos por tu hermana, deja me voy no te apures Lucy, de todos modos no me voy a dormir temprano mi hermano me invito a una fiesta –digo encaminándome a la puerta

-¡Lárgate y vete con la primera conquista que se deje engatusar! –me grita

-Si lo hare Susan, pero esa conquista ya la tuve, porque ella dice aunque eso si te digo, ella no me ha dejado de amar, con permiso –abro la puerta

Al abrir veo que un tipo, está a punto de tocar, un muchacho blanco, como de 1.70 de estatura, ojos verdes, rubio, flacucho, vestido con ropa formal, pero mojada a causa de la lluvia, se me queda mirando y se ríe maliciosamente.

-Amigo… tú eres el tipo por el cual Susan llora… -me dice y por lo que veo esta un poco pasado de copas

-No se de que hablas, disculpa –empiezo a bajar los escalones y caminar al auto

-¡Charles te dije que no te aparecieras por aquí, lárgate y suéltame! –grita Susan

Volteé y veo que el tipo la tiene sujetada fuertemente de la muñeca, me regreso corriendo, lo tomo de los hombros y lo empujo hacia la calle con violencia.

-¡NO LA TOQUES DE ESA FORMA, IDIOTA! –le grito dándole un patada en el abdomen

-jajajajajaja ¡SI LA QUIERES PARA UN ACOSTON SIRVE, SOLO QUE SE HACE QUE NO RECUERDA, AMIGO! –me dice tratando de levantarse

-Caspian déjalo, es peligroso –me dice Susan, tomándome de un brazo antes de que le propine un golpe a Charles

Pero por distraerme, el tal Charles me da un puñetazo, me deja noqueado, nos empezamos a pelear, de repente ciento que de mi nariz sale un líquido caliente, estoy todo empapado, él también, no sé de donde saco fuerza me da una patada en el abdomen que me deja doblado y no me pueda levantar.

De repente veo que un auto se dirige hacia mí, alguien sale corriendo, me levanta y veo que es Mark, me ve preocupado.

-Deja que acabe con ese idiota –le digo

-Pero que te está pasando mira, como lo dejaste y como te dejo ¿Qué paso? –me dice preocupado

-Daño a Susan y yo no iba a permitir eso, ve por Susan, deja que yo acabe con él –le ordeno

Voy de nuevo a golpear al tipo, no lo veo en el lugar donde lo deje tirado, de repente solo siento que me pegan en la cabeza, estoy noqueado, veo que Charles se dirige a su auto y saca algo negro y apunta a Mark y Susan, cuando reacciono veo que es una pistola, no pienso en nada, corro lo más rápido que puedo, empujo a Mark y Susan hacia un lado, después solo siento un dolor cerca de mi corazón, empiezo a perder la vista, todo está borroso, me toco cerca del cuello, cuando veo mi mano está llena de sangre.

Sé que me disparo, sé que estoy muriendo, caigo al suelo, muy levemente ciento, los jalones, la vista se me empieza a nublar y de repente no escucho nada, mi cuerpo se soltó y parezco que vuelo.

Cuando despierto, lo primero que observo es que estoy en una playa, me parece conocida, me levanto, no lo puedo creer estoy en…

-Narnia, mí querido Rey –dice el gran león

-Pero… acaso morí en el otro mundo –digo en susurro

-No, tu cuerpo está dormido, la situación es muy grave y posiblemente mueras en aquel mundo –dice muy tranquilo

-Pero y Mark ¿Qué pasara con él? –pregunto aun anonadado

-Es tu decisión –me ve fijamente –piénsalo bien

-Pero cual era la enseñanza, no pude remediar lo de Susan, aunque pasen mil años siempre será el amor de mi vida, fui más cauto y Mark entendió cosas de las que se quejaba y tubo todo lo que quiso, pero no le puedo hacer eso, estoy feliz tanto en Narnia como en aquel mundo, mi decisión es tuya –le digo haciendo reverencia

-Yo creo que ya decidiste querido Rey, ve a ese mundo, se feliz como lo has hecho y cuando quieran regresar, los anillos los regresaran, su mundo los esperara y no pasara el tiempo, excelente decisión

Empiezo a desaparecer, de repente me siento otra vez como un ave, siento que estoy de nuevo en mi cuerpo.

Empiezo a despertar, los parparos los ciento demasiado pesados, veo algo borroso, un piquete en el pecho no me deja dormir, tengo frio, todo mi cuerpo está muy adolorido, muy apenas puedo mover las manos, alguien me toma de una.

-Está despertando, sabía que podías hermano –escucho la voz de Mark

-Do… do… n… de –me pone un dedo en los labios

-No hables no hagas fuerza, puedes hacerte daño –dice Mark, mirándome preocupado pero a la vez tierno

Estoy en un cuarto, muy pequeño, totalmente pintado de blanco, tiene una vista hacia fuera, es una pequeña cama, yo tengo una venda que me cubre parte del brazo izquierdo, no lo puedo mover, al parecer por lo que escuche al doctor decir a Mark y al profesor, es que estuve 3 días inconsciente, recuerdo pocas cosas, lo último es que estaba en la casa de los Pevensie y empecé a pelearme con alguien y es todo.

-¿Cómo te sientes, muchacho? –pregunta el profesor

-Mejor

-¿Recuerdas lo que paso?

-La mayor parte –aun se dificulta hablar

-Ya no te sigo preguntando, solo te quiero informar que el agresor está en la cárcel y que te acaban de dejar esta carta, aquí te la dejo –me la deja en un buro cerca de la cama –pero te aseguro que ella siempre estuvo a tu lado.

Se va y me deja solo, Mark está arreglando unas cosas, alcanzo la carta, la huelo, es su aroma, está un poco arrugada, al parecer estuvo llorando cuando la escribió, la abro con temor al leerla.

Caspian:

Amor mío, hoy que el doctor dijo que posiblemente no despertaras jamás, no podía creer lo que escuchaba. Mi corazón latió rápidamente, se que posiblemente esta carta nunca llegara a tus manos.

Pero quiero que la tengas y te la lleves fuera de este mundo, ya no puedo guardar más mis sentimientos, TE AMO pero por alguno u otra razón no hemos podido estar juntos, sé que la ultima vez tú querías regresar, pero mi corazón estaba demasiado roto como para otra decepción, estuve en un mundo del que no quería salir, lamentablemente salí cuando te vi en mis brazos lleno se sangre.

Dirás porque no me quede a despedirme pero no puedo, no puedo perderte y esta vez frente a mis ojos, viendo cómo te vas debilitando y yo no poder hacer nada, se que posiblemente solo mueras en este mundo y en Narnia vivirás como lo que eres un rey magnifico.

TE AMO, TE AMO y lo puedo decir mil veces, pero hoy mi mundo se vino abajo cuando, dijeron que no pasarías de esta noche, mi corazón se rompió una vez más, pero hoy es un adiós para siempre, ya no tendré tus labios, con esos besos que me vuelven loca, tu risa, tu cuerpo, tu sabor, tu todo, lo vi demasiado tarde, como siento solo mi corazón, como si me lo hubieran arrancado de un solo tirón, siento un hueco que nunca sanara, se que aunque me valla a América nunca podre olvidar todo lo que pase contigo, sean buenos o malos momentos.

Cada lagrima que sale de mí, es una espina que taladra mi alma, mis ojos ya no podrán ver tus ojos negros que me hacen vibrar, me despido, pero ten en cuenta que yo siempre TE AME, perdóname fui una estúpida, perdóname por no valorar lo que me mostrabas, perdón AMOR MIO

ADIOS…

Susan Pevensie

Cuando termine de leer, no sabía que sentir, baje lentamente el papel y vi a Mark y Peter parados frente a mí, con cara de sorpresa y mas este ultimo.

-¿Por qué no te escapas del hospital y vas por ella? –dice Mark

-Nosotros te ayudamos a escapar –dice Peter tomando unas batas de doctor

-Pero ya es tarde, ella de seguro ya esta en otra tierra demasiado lejos de esta –digo tristemente

-Mira de hecho tienes exactamente 30 minutos para llegar al muelle e impedir que mi hermana se valla, tú dices, es tu última oportunidad –dice Peter

-Se aman, llega como el caballero del que ella se enamoro, de aquel príncipe que la rescato, ella quiere que la rescates y es tu oportunidad –me dice Mark dándome una bata

-Intentémoslo –tomo la bata

Al tratar de levantarme me duele toda la espalda, así que Mark me ayuda, Peter sale y distrae a las enfermeras, me visto rápido, solo me pongo unos pantalones de rayitas y la bata.

Estoy débil, por lo que Mark me ayuda a que camine, el hospital está despejado, salimos rápidamente, vemos que el auto esta frente al hospital, nos subimos, en el camino me quito la venda, veo que solo tengo un pequeño parche me imagino que es donde me dispararon.

Vamos súper rápido, esquivando autos, personas y demás, pero antes de llegar al muelle hay un tipo de huelga, ya quedan 10 minutos, me empiezo a desesperar, al voltear, veo un caballo sujeto a un palo, salgo del auto, desamarro el caballo, pero en eso llega un señor, me imagino que es el dueño.

-¿Qué piensa hacer con mi caballo? –pregunta enojado

-Préstemelo, no le hare nada solo quiero recuperar al amor de mi vida, es mi última oportunidad

-Me hubiera dicho antes, tómelo, pero me lo regresa –dice el hombre algo risueño

Subo al caballo, mi brazo izquierdo me duele, pero tomo las riendas del caballo, hago que galope, esquivó varias personas, no veo a Susan, de repente volteo y veo que apenas va a despedirse de sus padres y sus hermanos Lucy y Edmund, tomo nuevamente las riendas haciendo que el caballo se levante, tomo vuelo y salto un montón de equipaje, freno al caballo salvajemente, casi caigo, pero estoy entre la entrada al barco y mi amada, muchos curiosos ven, pero a mí no me importa eso.

Susan me ve con aquellos ojos que me derriten cada vez que los veo, le doy la mano, la toma jalo de ella y la subo con algo de esfuerzo al caballo, Edmund esta anonadado y Lucy está feliz por lo que está presenciando, los señores mejor ni los volteo a ver.

Tomo nuevamente las riendas, Susan se abraza de mí y nos disponemos a irnos hacia el sur, donde por supuesto tengo mi casa de campo, vamos a todo galope a gran velocidad, no se hace mucho tiempo del muelle hacia ese parte de Inglaterra, unos 20 minutos.

La casa es pequeña, tiene una pequeña terraza, solo es de una planta, tiene una sala la cual tiene chimenea, los sillones están frente a ellas, forrados de tela suave y delicada, todos de madera fina de la región, con dos alfombras, tiene un pequeño pasillo que lleva a las habitaciones, baño y alberca.

Llegamos, brinco del caballo, no siento ninguna molestia en aquel momento, pero la bata la llevo llena de sangre, seguramente por el movimiento se me abrió de nuevo la herida, Susan me ve preocupada, la ayudo a bajar del caballo, lo amarro en el buzón para que no se escape.

Busco la llave en un hueco cerca de la puerta, solo yo conozco el escondite, entrando y siento un mareo, Susan me ayuda a sentarme en el primer sillón que está cerca, es el más amplio.

-Tienes algún botiquín o simplemente algo como un trapo limpio para curarte –me dice

-Creo que esta por donde están todos esos libros –señalo un librero

Lo toma, saca unas cuantas vendas y va a la cocina por unas hoyitas con agua tibia para poderme limpiar la sangre, pone todo en una mesita de centro me quita la bata, sus manos tiemblan, está nerviosa, lo sé, sus ojos contienen lagrimas que quieren salir, empieza a quitarme el parche, lo hace con cuidado, yo no puedo dejar de verla, en unos cuantos minutos termina.

Sé que aun está nerviosa, la tomo de las manos, quiere decir algo, pero no la dejo le tapo los labios con un dedo, le doy un beso en la frente, cuando me retiro, veo que está llorando.

-¿Por qué lloras? –le digo tiernamente, al mismo tiempo que limpio sus lagrimas

-Es… que… el doctor dijo… yo ya no podía soportar que te fueras para siempre, perdóname –me dice entrecortadamente y me abraza

-No, Susan –la tomo lentamente –veme a los ojos, jamás te dejare, jamás, porque TE AMO

Ya ninguno de los dos aguantamos y nos dimos un beso, ese beso que esperábamos, un beso que sabe amargo y dulce a la vez, un beso que es magnífico.

Prendimos la chimenea y como niños nos acostamos en el suelo, ella en mi pecho, acurrucados, mi niña de nuevo estaba en mis brazos, después de tanto sufrimiento los dos estábamos juntos y esta vez seria para siempre.

TRES AÑOS DESPUÉS

Aquí estoy en la iglesia, esperando a que mi amada llegue a mis brazos, recordando como tuvimos que explicar aquella huida del muelle, como tuvimos que convencer a los señores Pevensie de que existía Narnia.

Hoy después de tanto tiempo por fin, aquella carta que escribí se hace realidad, Susan va hacer mi esposa, puedo regresar a Narnia cuando quiera y Mark por fin encontró a alguien que ama, pronto se casara.

Salgo de mis pensamientos ya que veo a mi amada vestida de blanco, al llegar me la entrega Peter, tal como lo pedí, pero mi suegro me la entrego hace mucho.

El deseado si llega a nuestras bocas, salimos todos nos felicitan y ahora si puedo decir que soy el hombre más feliz del mundo.

De luna de miel iremos a América y pues a lo mejor Susan estudia una carrera en aquel continente, regresaremos, pero siempre tengo en cuenta EL AMOR DUELE PERO JAMÁS TE DEJA SOLO.

FIN


615 personas han leído este artículo
Comentar Me gusta Señalar un abuso al policia
3 comentarios
0 yodimis son fans de este artículo

 

Vuestros comentarios

arianny_jonatica!!! - jueves 20 de enero a las 6h59 de la tarde

WoooW
Me encanto este final!!!
super lindooo!
Te felicitoooo :D
Si puedes pasas a mi blog :-)


Signaler au policier

arianny_jonatica!!! - jueves 20 de enero a las 7h02 de la tarde

bueno jeje! La escritora es sensacional!!
Gracias por publicarlo en tu blog!!
Me encantoo!
y la felicitooo!
jaja Pense que la nove era tuya! hasta que lei que no era tuya jaja!
Besos!


Signaler au policier

3LA - sábado 29 de enero a las 5h47 de la tarde

gracias
pero la verdadme encanta leer ese tipo de novelas
y claro que me paso a tu blog


Signaler au policier

Sólo los miembros de yodibujo.com pueden dejar comentarios. ¡Identifícate! Si todavía no tienes cuenta, create una, es muy simple.

¡Haz clic aquí para crear tu Yodibublog!

 

 

 

 

 

 

TEMPS DE GENERATION DE LA PAGE : 112ms
Fichier généré le 23/04/2014 à 21:55:20